Coruja

Coruja es el nombre patrimonial de la ‘lechuza’ en el habla de Feria y en general de todas las lenguas y dialectos del occidente peninsular, que recoge el diccionario académico sin ninguna marca local. Se puede catalogar de occidentalismo otros nombres de aves como pega ‘urraca’, pitorra ‘becada’ y pardal ‘gorrion’.

De origen oscuro, quizás onomatopéyico. A esta rapaz nocturna de silencioso vuelo se le achaca la costumbre de entrar en las iglesias a beber el aceite de las lámparas: Donde hay coruja aceitona hay sacristana ladrona.

Luis Chamizo recoge coruja en el Vocabulario anejo de «El miajón de los castúos» agregando que en sentido figurado, se dice de la mujer de mal carácter e hipócrita, Aplícándose también a la mujer que se pasa el día en la iglesia.

Y así aparece (aplicado a la mujer vieja y malvada) en «Cuentos de Resolana» de la orellanita Isabel Gallardo:

Después de las coplas, murumuró la muchacha con guasa:
—Bueno…, deseandito estoy ya que me se presente ocasión de “dondearlo” (poner don) todo, a ver por donde me sale esta tía…coruja.

Voz que ya recoge el Maesto Correas en su «Vocabulario de refranes y frases proverbiales»: Ha de salir la coruja al soto (Que cada cosa se parece á do se cría, y á la parte de do nace y viene), así como el pacense Sánchez de Badajoz (Recopilación en metro):

Cristiano en fin, en fin,
Hijo de esta santa igreja
Y  la otra coruja vieja,
Váyase para royn.

©jjferia

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s