Chibarba

las palabras de la tribu

El vocabulario campesino es particularmente rico en términos referentes a la naturaleza, especialmente los referentes a las plantas.

El rusco o brusco es una planta liliácea con falsas hojas rígidas y apuntada que da una baya roja.

En nuestro pueblo recibe el nombres de chibarba, variante de otros que circulan por Extremadura: achibarba (En Alconchel y Oliva de la Frontera), chumbarba (en Cadalso y Sierra de Gata)… En primavera la chibarba da una bolina roja del tamaño de una albilla.

Además de como planta de adorno, se utiliza como escobillas o ramajos para limpiar telarañas de cobertizos y deshollinar chimeneas, de aquí otros nombres como escobina y deshollinaera.

A pesar de tan bajo oficio, su nombre apunta muy alto: Al Dios-Padre de los romanos. Nada menos, pues chibarba, como otras denominaciones populares de esta planta (xibarba, chubarba, chusbarba, yusbarba), es una variante de jusbarba ‘rusco’, que procede del latín Jovis barba ‘barba de Júpiter’. Con evidente influjo posterior de chiva.

Palabra que emplea José Muñoz Gil en su obra «La villa de Feria»:

Entre paredes y en los lindazos busca los humedales la siempre verde chibarba. Esta espinosa planta por el escaso cuido que precisa para su desarrollo fue empleada como maceta para adornar los zaguanes de las casas, junto a las pilistras. La consistencia de sus tallos y hojas, terminadas en una dura espina, dio lugar a que se empleara por los antiguos moradores para limpiar de hollines las chimeneas.

©jjferia

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s