Bucheta

Bucheta es la palabra patrimonial local (y extremeña), cada vez más arrinconada por hucha, para referirnos a esa ‘vasija de barro cerrada con una ranura en la parte superior para guardar monedas’: Las perras que me dio agüela las eché en la bucheta.

Se oye especialmente en la provincia de Badajoz. Con variantes en la de Cáceres como bocheta (en Navaconcejo),  bolcheta (Acehúche), borcheta (Hinojal) y mocheta (Piornal).

En el sur de la región (Fuente de Cantos y Fuentes de León) sobrevive alcanzúa o arcanzúa. En Azuaga, alcancía (como en Andalucía y América) de origen árabe: al-kanzîya derivado de kanz ‘tesoro escondido’.

Bucheta procede del antiguo buxeta, ‘bujeta, caja o pequeña vasija’ (portugués boceta ‘cofre para guardar joyas u objetos de valor’) del latín buxide ‘cajita’, con influjo de buche. Y así deduce Covarrubias: “De aquí quieren se haya dicho bucha al alcancía donde se guarda el dinero, porque lo van echando en ella como la vianda en el buche”.

Con el verbo embuchetar ‘guardar algo para sí mismo con egoísmo ’.

Bernardo V. Carande emplea el término bucheta en «Besana y Abolengo»:

Ahora se pone uno a engordar un guarro para matarlo, para casa, como se ha hecho siempre, o para cuando esté gordo, labucheta como se decía antes, hacerlo perras (Los porqués).

©jjferia

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s