Canga

Palabras con raíces

La Canga es el yugo de mulos, un ‘apero de madera o de hierro que sujeta la yunta por el pescuezo’. El cango se emplea para labrar con una sola bestia. En la expresión “No querer canga adquiere el valor aproximado de ‘trabajo, labor’.

El Diccionario de la Lengua Española (DLE) recoge canga con otras acepciones secundarias como ‘arado dispuesto para una sola caballería’ (Localizado  por Lamano en la Ribera del Duero salmantina) y ‘yunta de cualesquiera animales, excepto bueyes’ (esta última localizada por Venceslada en la Andalucía occidental). En cualquier caso, en territorio colindantes con Portugal.

Ya que en portugués canga es el nombre del ‘yugo ya sea para uncir las caballerías o los bueyes’. De origen oscuro, considerándose como más probable procedente del céltico cambica ‘pieza encorvada de madera’ derivado de cambós ‘curvo’. Aunque parece ser que su significado primitivo fue el de ‘yugo’, de donde se dedujeron otras secundarias presente en comba, camba y cama (del arado).

En nuestra localidad la canga es el ‘yugo de la yunta de mulas para tirar del arado’, mientras que cango es para un solo animal (mulo o burro). Las piezas encorvadas de la canga dirigidas hacia abajo con que se ajustan al pescuezo sobre la collera o albardilla se llaman costillas. De ahí que en Castilla también sea conocido como yugo de costillas.

Como en Feria, canga y cango se localizan en otros pueblos de las comarcas occidentales de Badajoz (Alange, Fuente del Maestre, La Codosera, Olivenza, Cheles, Almendral, Valle de Santa Ana…). En Las Hurdes, Torrejoncillo, Ceclavín, Membrío y otros lugares del noroeste cacereño el yugo de mulas (yunta o individual) se convierte en ganga por sonorización de la consonante inicial (ver mapa).

Otro apero para transportar haces de leña o mies a lomo de la caballería son las cangallas, formada por dos piezas de articuladas que caen a ambos lados de la grupa. Se trata de un armazón de madera semejante a lo que en otras partes se llama taja ‘armazón de palos que se pone sobre el baste para llevar sujetas las cargas’. Los cuatros palos o varales que se colocan verticales en los extremos de las cangallas para sujetar los haces se llaman velas.

El término cangalla es otro lusismo puro y duro derivado de canga: En portugués cangalhas  es una ‘armação para sustentar a carga dos animais dos dois lados’. El DLE recoge cangallas en Argentina como ‘aparejo con albarda para llevar cargas las bestias’ (seguramente por influjo del portugués de Brasil’). En Castilla se conoce como taja o angarilla.

Otros derivados locales de canga son cangallo ‘cada una de las dos piezas o costillas de las cangallascangallón ‘alto y desgarbado’; descangallao ‘desmadejado, desvencijado’ y, finalmente, encangallar ‘endosar, endilgar’.

Un rico vocabulario en trance de desaparecer y de ser olvidado por las nuevas generaciones debido al abandono del campo y a la mecanización que ha dado al traste con los tradicionales aperos de labranza. Quede constancia aquí como recuerdo de lo que hasta hace poco formó parte de la vida cotidiana y del habla corriente de las gente de nuestro pueblo.

Luis Chamizo emplea la palabra canga en su poema inconcluso «Extremadura»:

Ronca la canga
con los vaivenes de la mancera.
Rechinan los chinatos mientras se junden
bajo las jerraúras y las tachuelas,
y al restallar los jitos,
los jierros tiemblan.

jjferia

YUGO DE CABALLERÍA EN EXTREMADURA (J.A. GONZÁLEZ SALGADO)

cooltext272400385792868

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s