Ahutar

La Voz de Feria

Ahutar es ‘azuzar, incitar al perro para que acometa’: Al verse sorprendido por el jabalín, le ahutó los perros. Se pronuncia con aspiración de la h (ajutá).

También se puede, por extensión, ahutar a una persona contra otra. Con frecuencia se suprime la a- inicial como en la exclamación de estímulo: ¡huta con él!

Ahutar es variante del antiguo enhotar ‘estimular, animar’ derivado de hoto ‘confianza’ con h aspirada procedente de f, por venir del latín fautus, del verbo favere (participio fautum) ‘favorecer, ayudar, apoyar con gritos y aplausos’. En portugués dio afoutar ‘infundir ánimo y valor, estimular, incitar’, que se mantiene muy vivo junto con la variante afoitar.

Se trata de un arcaísmo conservado en Canarias y América Central, además de en Extremadura, donde se dice también ahotar o ahotal. Ahotado, aplicado a la persona, por ‘atrevido’ se lee en «Propalladia» (1517) del extremeño Torres Naharro:

¿Qué diabros de zagales
han sido tan ahotados
que han entrado.

Otros términos con menor extensión localizados en algunos puntos aislados de la región extremeña con el mismo sentido de ‘azuzar’ son: ajupal  (Guijo de Granadilla), azumar (Las Orellanas), embuzar (Hervás), juchear (Monroy), jurrear (Zarza-Capilla), apichar.(Alburquerque) y alguno más.

Luis Chamizo emplea el adjetivo ahotao al relatar la lucha del mozo con la loba en «La juerza d’un queré»:

Reguñendo como perros ajotao
dieron güertas al reó d´una retama,
se miraban con los ojos encendíos
como puntas de carbuncos jechos ascuas

jjferia