Miar

La Voz de Feria

Miar es la forma habitual en Feria de expresar lo que hace el gato al emitir su voz. Un gato se ha pasao la noche miando en el tejao. Muy extendida en Extremadura, especialmente en la zona occidental, en lugar de ‘maullar’. 

Y mío el ‘maullido o sonido emitido por el gato y acto de maullar’. Por la onomatopeya o imitación de su voz: Mío, mío, dice el gato, por si le diesen algo. Como el portugués miar ‘dar mio (voz do gato)’ y mío ‘som emitido pelo gato’. Miar es verbo poco usado en la lengua general según el DLE (De miau, onomatopeya del sonido del gato), que nos remite a maullar.

El verbo miar es recogido por el Maestro Correas en su «Vocabulario de refranes y frases proverbiales» (1627). Con su peculiar ortografía:

Avíase descuidado el rrepartidor de rraciones de un pupilaxe de dar a un pupilo, i miava un gato xunto a él, i para akordar de buen modo ke le diesen su porzión, dixo al gato: ¡Zape allá, aún no me han dado la carne, y ya me pides los guesos!

Sancho y González emplea míar como ‘emitir su voz el mochuelo’ en un relato «De cosas extremeñas y algo más»:

El cárabo no abandonó su escondrijo ni dio al aire sus lamentos; el mochuelo no salió de su agujero para miar sobre el majano… (El bellotero).

En la comarca extremeña de Los Montes (integrada en La Siberia) se dice marruar por ‘maullar el gato’ (Fuenlabrada de los Montes). Y así en una versión de la fábula «La ratita presumida» recogida en Peloche:

Y que pasó por allí un gato, dice:
—¿Te quieres casar conmigo?
—¿Qué haces tú por las noches?
—Yo marrúo mucho.
—¡Ay, pues entonces no, que me vas a despertar!

© jjferia

Anuncios