Ajoporro

La Voz de Feria

El Allium ampeloprasun es una planta liliácea silvestre conocido popularmente como puerro silvestre, ajipuerro, y también ajo silvestre o ajo puerro (portugués alho porro ‘alho silvestre de talo muito alto’). En gran parte de Extremadura conservamos la forma propia del portugués. Reservando puerro, con diptongación castellana, para la conocida hortaliza con bulbo o cebolla alargada. Por lo tanto está más próximo a la cebolla que al ajo, con la que se asemeja especialmente por su inflorescencia de forma esférica o globosa: En verano se distingue por su largo tallo pelado que remata en un pompón de florecilla cuya tonalidad varía del blanco al púrpura.

Por eso cuando alguien va tan estirado que parece que se ha tragado un palo, decimos que va más tieso que un ajoporro: El alcalde iba en la procesión más tieso que un ajoporro.

Procede de allium porrum, nombre latino de esta planta, de donde también porra por la forma y derivados (aporrear y porrazo); palabra latina que parece estar relacionada con el griego prasios ‘de color verde’.

Planta que no solía faltar en la botica de la abuela por sus reconocidas propiedades medicinales. Además de mejorar la circulación sanguínea como su pariente el ajo cultivado, se emplean como cicatrizante, desinfectante y antiinflamatorio aplicado como emplasto o cataplasma para aliviar picaduras, contusiones y cicatrizar pequeñas heridas producidas por un golpe. De ahí el motivo de su popularidad entre los zagales de antaño que se frotaban con ajosporros las manos doloridas por los palmetazos del maestro en la escuela. Aunque algunos lo hicieran incluso con carácter preventivo para evitar el dolor.

El ajo porro se ha empleado también contra las picaduras de algunos insectos. José Muñoz Gil alude al ajo de mesa (Allium sativum) como bálsamo para las picaduras de las avispas frotándolo sobre la parte afectada.

Se refriega con un ajo la picadura. Es habitual, aún hoy día, llevar un ajo en el bolsillo, especialmente, durante el verano, época en que es más corriente su picadura (Algunos aspectos de la medicina popular en Feria).

Santos Coco recoge ajo porro y ajo simentero en su «Vocabulario Extremeño»:

Ajo porro: Ajo bravío. Se dice, por comparación, de los niños mal educados. «Te estás criando como un ajo porro». (Por toda la provincia de Badajoz).

Ajo simentero: El ajo escogido para simiente y, en general, los ajos grandes y mejores que pueden servir para ese y para otros usos como las matanzas (Frecuente en las dos provincias) “El ajo simentero llena el sendero”.

jjferia

Anuncios