Rastras

Las rastras (así en plural) son un instrumento llamado rebañadera en el ámbito castellano: Un utensilio de hierro con ganchos que, atado a una cuerda, se usa para sacar lo que se cayó en un pozo. Ve a pedirle a la vecina las rastras pa sacar la cuba del pozo.

Rastras es el nombre que recibe este utensilio en Feria y, de manera general, en la Baja Extremadura. Procede de rastro porque rastrea y arrastra (latín rastrum, plural rastras, de la raiz del verbo radere ‘raspar, raer’). En la provincia de Cáceres predomina el nombre de escarpia o escarpias.

En otros lugares se localizan de forma esporádica otros nombres: Ganchos (Garrovillas), garfios (Garbayuela), escuasabarajas (Herrera del Duque), escurrebarajas (Alías), espatejas (Alburquerque), arrastraera (San Vicente de Alcántara)… En algunas localidades de la Siberia Extremeña como Talarrubias, Puebla de Alcocer y Peñalsordo aparece ya rebañaera o arrebañaera.

También se utiliza para el mismo fin un palo largo terminado en gancho, de ahí los nombres de garabato o garabatu (en Casas de Don Gómez, Navas del Madroño, Portaje, Cilleros).

Herrero Uceda en «Mi Extremadura» emplea el derivado rastraeras (propio de Ceclavín):

El pozo con su garrucha, donde además de suministrar agua se podía utilizar para refrescar la botella de gaseosa de los domingos, siempre con cuidado de no perderla en el fondo, en cuyo caso tendríamos que pedir al vecino unas rastraeras para intentar sacarla.

jjferia