Chambuscar

Chambuscar es ‘socarrarar, quemar de forma ligera y superficial, especialmente la pelambre de la piel del cerdo’ Operación que se hace en la matanza después de desangrar el animal antes de proceder a despiezarlo. Se pasan albolagas ardiendo para quemar los pelos y la primera piel raspando de inmediato los residuos con unos cuchillos o raederas apropiados llamados raspaores. Ve a por las albolagas y los raspaores que vamos a chambuscar el guarro.

También se chambuscan o pasan por la llama las aves después de peladas para eliminar las plumas residuales.  Con los derivados chambusquina ‘chamusquina’ y chambuscón ‘chamusco ligero’: Dale un cambuscón a esos pájaros.

Se trata de la variante local de chamuscar ‘quemar algo por la parte exterior’, que es una palabra española de adopción pero portuguesa de nacimiento derivada de chama ‘llama’ (latín flamma). Quién el fuego busca sino se quema se chamusca.

Velo Nieto localiza también chambuscar en Las Hurdes, así como chamoscar ‘quemar ligeramente’. En Guijo de Granadilla sorroscar con el mismo significado.

Santos Coco recoge chamusca como ‘escobas u hojas secas que se destinan a chamuscar los cerdos‘: Ya está preparada la chamusca (En toda la provincia de Badajoz).

En Ceclavín, chamuscón es el ′ramajo de escobas (retamas) preparado para chamuscar el cochino en la matanza′ (Mía que güenus chamusconis salin de esta mata). Y así lo emplea Herrero Uceda en su obra «Mi Extremadura»:

La fuerza del cerdo es grande y sus gruñidos se oyen desde lejos. Después de desangrarlo, se chamusca toda la piel con ramas de escobas secas, cogidas en verano, que tras el raspado con la pala de madera de ventear, quedará la piel blanca y tostada. Era costumbre darle con el chamuscón, como se llama a estas escobas, en medio de la calle, sobre el empedrado (Mi Extremadura).

La Voz de Feria