Recolgar

Recolgar es ‘colgar algo por desaliño o descuido’ y recolgarse es ‘colgarse uno de algún sitio agarrándose con las manos sin llegar con los pies al suelo’. No te recuelgues de la higuera que te vas a pegar un costalazo.

Se trata de un derivado de colgar (latín collocare ‘colocar’) que no reconoce el DEL, a pesar de su extensión y vitalidad en Extremadura. Con otros como recolguín y recolgón.

Un recolguín es ‘algo que pende por adorno en el propio cuerpo o en una habitación’. También persona que se pega a otra como rémora sin dejarla ni a sol ni a sombra.

Isabel Gallardo emplea recolguín como ‘objeto que cuelga del cuello o de la mano, etc’:

Hay quien a estos recolguines, añade otro poderoso preservativo, unos pequeños evangelios que preparan las monjitas de los conventos… con objeto de prenderlo a las fajitas de los mamones (Mal de ojo).

Reyes Huertas emplea el verbo recolgar en uno de sus cuentos (La pedrada):

Eso sí, cuando la asociación de ideas me hacía recordar la escena que presencié en este pueblo, me encontraba siempre a mí mismo puesto frente al «Piloto», clavando él en mí sus pupilas, mientras yo me recolgaba rápido de la ventana para huir sin que me conociera.

jjferia