Estaribel

Es

Un estaribel (pronunciado ehtaribé) es un ‘tenderete precario o instalación provisional’, como un entarimado para la venta de baratijas o un puesto veraniego para melones y sandías. Bájate de ese estaribel que te vas a caer.

De carácter inestable y transitorio, adquiere los mismos significados que tinglado como son ‘tablado armado a la ligera, artificio o enredo’, y ‘barullo o lío de gentes o cosas’ (¡Que estaribel habéis armao!). Se trata de una palabra muy extendida en el habla popular de Extremadura y de otras partes. Tanta gente pa montá el estaribel y lo han dejao entenguerengue, mira como se cimbrea.

Con el significado de ‘construcción improvisada de escasa entidad y consistencia’, se emplea también la palabra estalache: No empujéis que se nos va a caer encima el estalache (Del francés etalage ‘puesto de venta, exposición de mercancías, escaparate’ derivado del verbo etaler ‘exponer géneros, desplegar, extender’ de origen germánico, a través del occitano estalatge).

Y así, Murga Bohígas, que localiza estaribé (sic) en Valencia de Alcántara, precisa con agudeza que puede definirse de manera casi idéntica a estalache, (puesto ambulante o tiendecilla provisional) excepto que ni se cubre ni se cierra y al terminar la jornada de trabajo debe retirarse al menos, la mercancía.

Viudas recoge en su «Diccionario Extremeño», estaribel como ‘montón de algo’ en Serradilla y ‘estantería’ en Almoharín, además de ‘escándalo o follón’. En otras localidades (como Don Benito y Villanueva de la Serena), se aplica de forma general a cualquier instalación provisional como escenario, andamio o armazón que se monta para una celebración.

También estarimbel en algunos lugares de la Alta Extremadura (Ahigal, Guijo de Granadilla, Aldeanueva del Camino entre otros)

Tanto estaribel como estalache sería una forma muy nuestra de nombrar al tenderete de feria o mercado para evitar el bárbaro stand, al que el diccionario de la Academia Española abre las puertas mientras que se las cierra al castizo estaribel.

El origen de estaribel hay que buscarlo en el latín stabulum ‘albergue, guarida, establo, zahurda’. Pasó como estaribel o estaripel al caló y a la jerga de la marginación social con el sentido de ‘cárcel, chirona, talego, trullo’ tal como la emplea Valle Inclán en esta frase: Sepa usted que a ninguno meten en el estaribel por ganarse honradamente el manró, manejando las cachas.

Recordemos finalmente esta coplilla popular que nos informa del léxico gitano:

Ar pan le llamán manró,
ar tosino balebale,
a la iglesia la cangrí,
y estaribé a la cárse.

JJFERIA